sábado, 28 de marzo de 2015

Fertig mit A1

Una foto publicada por Fernando Celaya (@putrick) el

Hoy terminamos el 4to nivel de alemán. Con esto, mi nivel oficialmente es A1, que muchas veces es el mínimo requerido para aplicar a programas de maestría impartidos en inglés.

Sinceramente, siento que si he aprendido en todos los frentes, tanto en lectura, oído, escritura y conversación. Oído es lo que más sufro, pero conversar y escribir me divierte mucho, y en las últimas semanas la maestra me dijo en dos ocasiones "ay, ¡ya hablan alemán más bonito!". Seguro se refiere a que ya sonamos más como niños de kínder y menos como cavernícolas. "Yo, gustar, pizza".

Como mini celebración, fuimos dos compañeros y yo al Heidi's, donde por fin pude probar una de las nuevas salchichas y estaba bien, pinche, buena. Probé la de kielbasa ahumada, que hasta ahorita solo se que es algo polaco con papas y sabe muy bien. Me dio mucho gusto ver que el restaurante se llenó a la hora de la comida, y con público muy variado, pues había familias, novios, estudiantes de alemán, etc. Se lo merece el mendigo Heidi's.

viernes, 27 de marzo de 2015

Dos estilistas, una elección

Lo siento estilista bajita con cuerpazo y taconsotes, pero tu compañera es alta, con lentes, botas, y pelo morado. No hay competencia.

jueves, 26 de marzo de 2015

La Sirenita VS Die kleine Meerjungfrau

Hoy fue un día largo donde no todo salió como yo lo planeé.

Al final del día, estaba escuchando esa maravillosa playlist de canciones de Disney en alemán. Estaba escuchando Part of your world/Parte de el/Arielles Traum (Ein Mensch zu sein) / In deiner Welt, cuando me di cuenta de una diferencia muy interesante.

Siempre que la gente agarra el tema de "lol las princesas de Disney eran unos pésimos ejemplos para las niñas", cuando repasan a Ariel, le tiran de adolescente caliente de pocas ambiciones, que porque nomás quería ir a besuquearse con Eric y valía queso el resto de la vida. Aunque hay mucho de donde colgarse para decir que ese no es el objetivo de la película ni la motivación principal de Ariel, es curioso que en las versiones de la canción que mencioné se aprecia una diferencia interesante:


En la versión en español, en esta parte dice "¿por qué habrían de impedirme ir a jugar?", una frase muy diferente a "mujeres fuertes que se mantienen firmes". Es algo muy sutil, y probablemente, en la extensión de la película completa, todas las versiones son más o menos iguales, pero cuando escuché la versión en alemán, me dije "jum, esa no es la Ariel que yo recuerdo".

En Alemania, a lo que me han platicado varios maestros (alemanes y no alemanes), la igualdad de género es un tema prácticamente aburrido pues ya lo superaron. Después de la guerra, los hombres habían muerto en el ejercito, y en muchas ciudades, las mujeres fueron las encargadas de reconstruir todo, así que se ganaron respeto social y ya pasaron por locuras de feminismo extremo y tal, cosa que a veces parece que en el continente americano apenas empiezan. Cuando leí la frase de Arielle, es decir, la sirenita alemana, todos estos temas se me vinieron rápido a la mente.

No extra curiosa: En alemán, sirena es Meerjungfrau, que se traduciría literalmente como "virgen del mar".

Aquí las tres versiones:


miércoles, 25 de marzo de 2015

Si algún cometo un crimen

Tiene que ser con esta canción de fondo:


No puedo evitar imaginar que voy manejando muy rápido pero muy callado cada que escucho esta canción.

martes, 24 de marzo de 2015

Don't you ever get used to losing

Este es un mensaje a mi potencial hijo, o incluso a algún Fer del futuro. Nunca te pinches acostumbres a perder. Que nunca perder sea una situación familiar que no te incomode. Que jamás dejes de tener ese asqueroso sabor de boca cuando pierdas.

Hoy perdimos como nuestro 5to partido en fila. No somos tan malos como para traer estos resultados, y ya van como 3 veces que nos sacan el resultado en los últimos 5 minutos. Me estoy hartando, mucho, y yo siempre defiendo que el futbol y la vida no son de merecer, pero no mamen.

lunes, 23 de marzo de 2015

You had me at Mario

El plan era salir a correr. Terminó siendo sushi y Mario Party 10. Yep, llegaron los roommates.

domingo, 22 de marzo de 2015

De niño, te mirabas mas grande


La última vez que fui a casa de mi abuela sentí que la casa me quedaba chiquita. A lo mejor estoy acostumbrado a espacios un poco más amplios en mi casa actual, pero hasta la cocina de mi abuela se me hizo súper estrecha. Hoy tuve una sensación parecida, cuando enfrenté a Ganon para terminar Ocarina of Time 3D. De morrillo me parecía una bestia colosal, hoy lo volví a ver, y creo que Zelda ya nos ha dado cosas más grandes.

Sea como sea, el final de Ocarina of Time  es un overload de sentimientos impresionante. Un clásico es un clásico.

sábado, 21 de marzo de 2015

El tamaño de la pizza como métrico social

Hoy tenía muchas ganas de comer pizza. Saliendo de la clase de alemán, tomo dos camiones para volver a casa. La primera escala es en Plaza del Sol, donde generalmente compro poquito mandado en Soriana antes de ya irme a la casa. Me gusta hacerlo ahí meramente por conveniencia, no soy muy fan de Soriana, aunque me dejan pagar alcohol con vales de despensa, kudos.

En la misma Plaza del Sol hay un Pizza Hut, así que decidí comer pizza ahí. Desde que llegué, sentí el awkwardismo de que solo como 3 mesas ocupadas, y yo iba a ser el único con mesa para 1. Luego llegó lo peor, y lo que inspiró este post: No podía pedir pizza más grande que personal, y por puras razones culeras.

A ver, tenía el dinero. Tenía las ganas. Tenía más o menos el hambre. Pero sabía que comerme en una sentada una pizza mediana, yo solo, no iba a terminar bien para nadie. Por otro lado, podía también comerme la mitad o algo así, y pedir el resto para llevar, pero no me daban ni tantitas ganas de llevarme la pizza y el mandado en el camión. Me encontré en una situación donde no iba a comer más pizza, porque, pues... Estaba solo...

De repente, las ideas "invitar a alguien a salir" y "salir con amigos" nomás por convivir no me parecieron tan descabelladas. Con que por esto la gente se junta con la gente, para hacer cosas que no pueden hacer solos. Mi problema es que yo estoy muy acostumbrado a hacer las cosas solo, y de hecho, varias veces me he expresado sobre lo importante que considero aprender a hacer cosas solo por ti y para ti. Es un poquito difícil salir de esa zona y empezar a admitir que hay cosas que no te atreves y a veces ni puedes hacerlas porque estas solillo.

Encima, hay otro problema que tengo con invitar a la gente a hacer cosas. Siento mucha pena de decir "hey, ¿no quieren ir a comer a tal lado?" porque se que la razón de fondo es "no quiero estar solo y me gustaría usarlos de compañía". Prefiero invitar a la gente a hacer cosas de las que se que van a obtener algo ellos también, no hacerlos sentir como que los estoy utilizando y necesito que me hagan ese favor y sentirme en deuda con ellos.

Al final, terminé comiendo solo una pizza personal con unas cosas de papa, queso y jalapeño. Me quedé con muchas ganas de comer más pizza. Es la pizza que más me ha puesto a pensar en mi vida.

viernes, 20 de marzo de 2015

Era de roja árbitro

Una foto publicada por Fernando Celaya (@putrick) el

Hoy decidí disfrutar más del futbol que del marcador, y que bueno jugué con esa disposición, porque perdimos como 8 a 2, metí un autogol, y me dejaron recuerdito en el brazo izquierdo.

Traemos una racha espantosa, y estamos medio aislando nuestro principal problema a que tenemos nula salida. El equipo de hoy jugaba puerquísimo, un bato detuvo con la mano un contragolpe que dejaba solo a nuestro delantero. Lástima que el árbitro se la dejó en amarilla, pero ese wey siguió jugando tan puerco que al rato le sacaron roja directa. Digo, vas ganando por más de 5, tuviste una semana (o vida) horrible, y te quieres desahogar. Bueno, cada quien. Mis compañeros se calentaron bastante pero yo no.

Todos los partidos los termino con la adrenalina bien subida. Llego a la casa y me dan ganas de comerme medio mundo e invitar a salir a todas las muchachas y no dormir jugando videojuegos y fregadera y media. Pero luego me acuerdo de que al siguiente día tengo trabajo o clase de alemán y mejor me controlo.

Ya mejor prefiero pelotear y tocar y hacer más futbol y menos mañas. Terminar las jugadas con risas en vez de chingados.

jueves, 19 de marzo de 2015

¿Humano o animal?

Ayer un polaco me mandó un correo medio filosófico sobre que sostuviera junto a él contra Microsoft por vender productos defectuosos. Al final, dejaba escrito que era una lucha difícil, pero que debíamos tener principios, porque, ¿qué es un humano sin principios, si no un animal?

Esto fue en el trabajo. Fue parte de mi trabajo.

Palabras más, palabras menos, y en inglés obviamente. La verdad, me tomó todo el día pensar exactamente qué responderle. Mi primer impulso, y lo que más quería hacer, era mandarle esto: